home > La alergia al polen > Una enfermedad actual

La alergia al polen : una enfermedad actual

La contaminación, el calentamiento global, la globalización y el estrés: estos son algunos de los fenómenos de hoy en día que, lamentablemente, generan un aumento del riesgo de tener alergia al polen.

 

Las consecuencias del cambio climático

El calentamiento global afecta directamente los niveles de alergia al polen, que han aumentado a lo largo de las últimas décadas. Efectivamente, los períodos con clima templado se están prolongando cada vez más, lo que causa un mayor crecimiento de las plantas, temporadas de polen más duraderas y un aumento de las concentraciones de polen en la atmósfera.
 
 

La globalización crea alérgenos nuevos

Hay gramíneas que están empezando a crecer en regiones en las que antes eran desconocidas, se importan árboles no autóctonos con fines ornamentales, las especies de plantas exóticas son cada vez más populares, el comercio no deja de crecer y los viajes a otras regiones son más accesibles que nunca. Como consecuencia de todo ese movimiento global, hoy estamos expuestos a una gran cantidad de nuevos alérgenos, que son las sustancias que pueden originar o aumentar el riesgo de tener alergia.

 
 

La contaminación atmosférica es un factor agravante

HR-sick adult(12)

La contaminación atmosférica, en especial la que es originada por el tránsito y la actividad industrial, aumenta el riesgo de desarrollar una alergia. La contaminación debilita la mucosa nasal y hace que el tracto respiratorio sea más sensible a los alérgenos. Asimismo, aumenta el potencial alergénico de los alérgenos aéreos: las partículas de contaminación se “adhieren” a los granos de polen y así modifican su estructura superficial, lo que los torna más alergénicos y más propensos a causar inflamación en las vías respiratorias1 2

 
 

El estrés, otro “contaminante” de la mente y del cuerpo

El estrés es nocivo para el sistema inmunológico y para la capacidad del cuerpo de protegerse contra la inflamación; algunos estudios recientes han demostrado que el estrés está asociado a un aumento del riesgo de tener asma y rinitis alérgica.  

 


[1] Mösges R, Klimek L, Today’s allergic rhinitis patients are different: new factors that may play a role. Allergy 2007: 62: 969-975
[2] D’Amato, G., Cecchi, L., Bonini, S., Nunes, C., Annesi-Maesano, I., Behrendt, H., Liccardi, G., Popov, T. and Van Cauwenberge, P. (2007), Allergenic pollen and pollen allergy in Europe. Allergy, 62: 976–990