home > ¿Qué soluciones hay? > Inmunoterapia alergénica

La inmunoterapia alergénica

(desensibilización)

La inmunoterapia alergénica, el único tratamiento para la causa de la alergia respiratoria, es un método para “desensibilizar” el sistema inmunológico que aborda específicamente la alergia a los ácaros de polvo doméstico.

 

¿Soy un buen candidato para la inmunoterapia?

La inmunoterapia alergénica está ideada para pacientes (mayores de 5 años) que tienen una alergia respiratoria grave y a quienes no les alcanzan los tratamientos sintomáticos para aliviar su estado.

 

Eficacia comprobada científicamente

Se ha demostrado que la inmunoterapia puede reducir significativamente tanto los síntomas de la alergia como el uso de tratamientos sintomáticos. Además, tiene efectos a largo plazo e incluso puede desempeñar un papel importante para evitar que surjan nuevas alergias o que alguna derive en asma1. Dado que actúa directamente sobre la causa de la alergia, la inmunoterapia alergénica ofrece un tratamiento con efectos duraderos para las enfermedades alérgicas.

 

¿Cómo funciona?

 

 

La inmunoterapia alergénica consiste en administrar al paciente dosis cada vez mayores de alérgenos. El sistema inmunológico reacciona alterando la producción de unos anticuerpos (la inmunoglobulina) y proteínas (la interleucina), que a su vez reducen la hiperreactividad del sistema inmunológico y la consecuente inflamación.
La inmunoterapia alergénica actúa en la raíz de la alergia.

 

Se puede administrar este tratamiento de diversas maneras:

además de la vía subcutánea (inyecciones en el brazo), también se puede administrar por la vía sublingual (gotas o comprimidos bajo la lengua).
Solamente un especialista en alergia puede recetar el tratamiento de inmunoterapia alergénica.

 

 

¿Cuándo se comienza el tratamiento con la inmunoterapia alergénica?

En el caso de las alergias estacionales, como la alergia al polen, el tratamiento se puede administrar solo durante unos meses al año. Se inicia unos meses antes de que comience la temporada del polen, y se continúa hasta que esta termine. El tratamiento se reanuda el año siguiente continuando con el mismo protocolo. En el caso de las alergias perennes, como la alergia a los ácaros de polvo doméstico o al pelo de animales, el tratamiento se administra durante todo el año.
Para que sea eficaz a largo plazo, el tratamiento de inmunoterapia alergénica debe durar entre 3 y 5 años, o dicha cantidad de estaciones consecutivas.

 


[1] Jacobsen L. et al. Specific immunotherapy has long-term preventive effect of seasonal and perennial asthma: 10-year follow-up on the PAT study. Allergy. 2007 Aug;62(8):943-8.